"There is nothing to writing. All you do is sit down at a typewriter and bleed." - Ernest Hemingway

lunes, 25 de octubre de 2010

Ella sueña ..

Solo le cuenta sus secretos a las corrientes de aire que despeinan sus mechones, siempre susurrando por miedo a que alguien la escuche y tenga que escapar de nuevo. Se estremece discretamente cuando las miradas de reojo le hacen cosquillas en el cuello, y sonríe siempre en el momento más inoportuno. Busca alguna cara conocida entre negativos de recuerdos, pero confunde lo vivido con lo soñado y se encuentra más sola que nunca. Pide a gritos un final feliz a todos los personajes que se le cruzan en la vida, pero estos le contestan que ya forman parte de otra historia. La fragilidad de sus suspiros trasciende a sus ojos, y llega un momento en el que no es capaz de aguantar ninguna mirada. Se rinde cuando se le escapan las estrellas de la espalda en busca de otros cuerpos más cálidos, y ha dejado de brillar porque no sabe cómo recuperarlas. 


La poca seguridad que le quedaba se resquebraja al escuchar esa voz, que se le clava en la garganta e incrusta temblores en sus manos. Intenta atreverse y siempre retrocede, juega con taquicardias y está a punto de morir de sobredosis de sentimientos. Pero piensa, recapacita, y sigue maniobrando mientras alterna días grises con nubes de colores. Y así pasa: cuando ve un amanecer más brillante de lo normal se le iluminan los ojos y lo arriesga todo, deja al descubierto el corazón y pierde lo único que importa. Pero ya está harta de malgastar lágrimas y sollozos en causas perdidas por desvíos del corazón y decisiones estúpidas. 


Quiere dejar de ser ella la máxima responsable y que venga alguien y borre todos sus fracasos con besos, que la despierten con un "buenos días princesa" y que dejen de exigirle madurez, sabiduría y lógica en sus decisiones. Quiere cerrar los ojos y que al abrirlos solo haya nubes naranjas y estelas de aviones en el cielo, que la luna llena no se vaya nunca, y que los abrazos no terminen en lágrimas. Quiere soltarse de sus cadenas y volar por encima de toda la indiferencia que la destroza, cruzar de un salto cualquier distancia y borrar sus huellas para que los recuerdos no le duelan a nadie. Sigue arrastrando su culpabilidad, pero dentro de poco será tan grande que la aplastará y ya no quedará nada que rescatar. Últimamente le falta el oxígeno, y si no consigue respirar pronto se verá obligada a mendigar aire en cualquier parte. Solo quiere que alguien la salve.

2 comentarios:

  1. Boquiabierta.
    Vuélvelo a leer y siéntete orgullosa de haber sido capaz de escribir algo tan bonito.

    ResponderEliminar